GESTIÓN FISCAL DE DEPORTISTAS PROFESIONALES

Los numerosos casos de fraude fiscal por parte de deportistas profesionales en España han levantado la voz de alarma por parte de Hacienda, que ahora se muestra más inflexible que nunca. Sin embargo, muchos expertos abogan por un cambio en la legislación que permita bajar los impuestos a los deportistas.

En este sentido, la gestión fiscal se convierte en una necesidad para los deportistas profesionales.

Situaciones como las de Cristiano Ronaldo, Leo Messi, José Mourinho, Xabi Alonso o Arantxa Sánchez Vicario son cada vez más frecuentes, y la Agencia Tributaria no está dispuesta a pasarlas por alto.

Los deportistas profesionales cuentan con asesores, que se encargan de su gestión fiscal. Un trabajo que se encuentra bajo sospecha para la Hacienda Pública.

Diversas voces relacionadas con el derecho financiero y deportivo reclaman un cambio en la fiscalidad de los deportistas para evitar la denominada ‘fuga de talentos’.

El caso de la salida del futbolista portugués, Cristiano Ronaldo, del Real Madrid rumbo a la Juventus de Turín, ha sido el ejemplo más sonado este verano. El astro luso llegó a un acuerdo con la Fiscalía de Madrid para evitar entrar en la cárcel. Se declaró culpable de cuatro delitos fiscales, aceptó una multa de dos años de prisión, y pagó casi 20 millones de euros. Después, como es bien sabido, se marchó a Turín para jugar en la Serie A italiana.

Los asesores de los deportistas de élite reclaman mayor flexibilidad por parte de Hacienda hacia sus representados. Argumentan que existen diferencias entre un deportista profesional, con una vida laboral más corta, con respecto al resto de asalariados. Denuncian que, aunque sus clientes suelen ganar mucho dinero, lo hacen en poco tiempo y se les somete a tipos impositivos muy altos. Se les retiene mucho de sus ingresos, apostillan.

Algunos expertos en derecho deportivo también piensan que habría que aplicar un tipo de impuesto sobre la renta más bajo a los deportistas profesionales. Una opinión que es compartida por el propio presidente de la Liga Española de Fútbol, Javier Tebas, quien ya contamos en un artículo anterior que es partidario de bajar los impuestos a los futbolistas para evitar ‘huidas’ como la de Ronaldo a Italia.

Y es que guste o no, el fútbol y la mayoría de deportes profesionales son un gran negocio. Una industria, la del balompié, que como ha recordado recientemente el propio Tebas genera 700 millones de euros en ingresos. “Y tenemos con nosotros a los que más impuestos pagan”, se quejaba el mandatario.

En muchos países europeos, como Inglaterra, Francia, Italia o Alemania, son los clubes los que gestionan con sus propios deportistas los tipos impositivos. Ahí está el trabajo de los asesores que se encargan de la gestión fiscal.

Pero Hacienda ha visto como muchos deportistas profesionales que trabajan en España han buscado cientos de argucias para evitar ‘pasar por caja’. O, simplemente, pagar menos.

El Ministerio Público conoce perfectamente lo que genera deportes como el fútbol en España. De ahí salen miles y miles de millones de euros en ganancias, y ya ha podido comprobar como algunos deportistas y algunos asesores han regateado con habilidad al Fisco. Aunque tarde o temprano sale todo a la luz, situaciones como las descritas generan una cierta falta de seguridad jurídica, denunciada por muchos expertos.

El debate está en la calle, y un arduo trabajo en los despachos de quienes representan a los deportistas de élite, y se encargan de su gestión fiscal.

Precisamente, muchos asesores reclaman una mayor seguridad en su actividad profesional. Los sonoros casos de fraude revelados, han puesto en tela de juicio la credibilidad de su labor. Algunos abogados denuncian que están en el punto de mira de los tribunales cuando se trata de defender a un deportista profesional. En este sentido, también claman contra lo que consideran un afán recaudatorio por parte de Hacienda.

Uno de los aspectos que más se vigila por parte del Fisco son los ingresos por derechos de imagen de los deportistas profesionales. De hecho, algunos de ellos generan más beneficios por este aspecto que en su propia nómina. Y todo suma. En este sentido, los asesores se quejan que la disposición 85/15 de 1996 permitía, en el caso de los futbolistas, percibir el 15 por ciento de su salario a través de derechos de imagen, con una tributación inferior al resto, el 85 por ciento.

Lo cierto es que cada vez son más los que opinan que debe haber un cambio en la normativa fiscal hacia los deportistas profesionales. Existe temor a que hagan las maletas en busca de mejores condiciones recaudatorias.

La conocida como Ley Beckham permitía que a los futbolistas extranjeros que llegaron a España antes de 2015 se les aplicara un 25 por ciento del IRPF, frente al 40 por ciento de los nacionales. Un agravio comparativo que terminó hace dos años, y que seguramente es por el que abogan muchos expertos.

Los asesores de los deportistas profesionales, que se encargan de la gestión fiscal de sus representados, reclaman algún guiño por parte de la Agencia Tributaria que facilite ventajas a sus clientes.

La pelota está en el tejado de Hacienda, cuya labor es recaudar y fiscalizar. ¿A cualquier precio? El hecho de que un deportista como CR7 se haya ido de España genera una fuga de divisas, en este caso hacia Italia. Un país donde han visto caer el maná con la llegada del portugués.

La actual Secretaria de Estado para el Deporte, María José Rienda, ha manifestado su deseo en reformar la Ley del Deporte, que data de 1990. Han pasado 28 años y muchas cosas han cambiado. Para muchos esta normativa está obsoleta y ello explica que no se haya avanzado en muchos aspectos importantes en el deporte profesional.

La gestión fiscal de los deportistas profesionales es un asunto delicado. Estamos hablando de la parte de los ingresos que se destinan a las arcas públicas y que se quedan fuera del bolsillo. Aquí entra en juego el trabajo de los asesores, expectantes ante los posibles cambios que se puedan producir en el ámbito jurídico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *