Derecho deportivo | El caso de Arantxa Sánchez Vicario

Consecuencias del mal asesoramiento | Caso Arantxa Sánchez Vicario

Del todo a la nada. De subir al Olimpo de los dioses del deporte internacional, a vivir un calvario en la tierra. Así se podría describir los últimos años de la ex tenista española, Arantxa Sánchez Vicario, quien se ha declarado recientemente en bancarrota.

Arantxa lo ha ganado todo en el tenis. 14 grandes slams (torneos) a lo largo de sus 17 años como profesional. Entre ellos, los cuatro grandes del circuito: 3 Roland Garros, 2 Wimbledon, 2 Abiertos de Australia y otros 2 Open USA.

Todos estos sonados triunfos y algunos más, le han reportado importantes beneficios; que traducidos en euros superan los 32 millones.

Pero quién le iba a decir a la menor de los Sánchez Vicario después de derrotar contra pronóstico a la alemana Steffi Graf -número 1 del mundo- en la final de Roland Garros (1989), que casi 20 años después, su vida se iba a convertir en un infierno.

Con la familia comenzaron los problemas y en 2010, ocho años después de su retirada, asegura ser consciente de que no era multimillonaria. Es más, no tenía nada. Una noticia que ha salido a la luz pública este mismo año, y que ha levantado un gran revuelo mediático.

Arantxa había confiado la gestión de sus ingresos a sus padres y no a un asesor financiero. Y claro, ya hemos hablado en otros artículos anteriores que los deportistas profesionales deben estar bien asesorados para evitar problemas como los que se le vinieron encima a la que fuera número 1 mundial del tenis femenino.

Andorra, el principio del fin

La pesadilla para Arantxa Sánchez Vicario comienza cuando decide trasladar su residencia habitual al Principado de Andorra, uno de los ‘paraísos fiscales’ más próximos a España.

Ella misma declaró en un juicio que fueron sus padres los que la recomendaron emigrar hasta allí. La Agencia Tributaria siguió sus pesquisas y hace ocho años, en 2010, llamó a su puerta reclamándole 3,5 millones de euros por no tributar sus ingresos desde 1989 a 1993. En 2011, Arantxa pierde el juicio contra Hacienda y se queda prácticamente en la ruina.

Un revés, uno de sus golpes maestros, que en esta ocasión se convertiría en punto, set y partido en contra.

Pasado un año, la ex tenista publica su autobiografía, ‘Arantxa ¡Vamos! Memorias de una lucha, una vida y una mujer’, donde no deja títere con cabeza y acusa directamente a su familia de controlar su vida y de gestionar su fortuna. Un escándalo mayúsculo.

En sus memorias cuenta que su padre gestionaba todo el dinero: “Mensualmente me otorgaba una cantidad de la que yo le daba cuenta puntual”, declara en el libro. También acusa a sus progenitores de intentar impedir su segundo matrimonio y de lanzar falsas acusaciones contra su esposo, con el que Arantxa mantiene a día de hoy un litigio para conseguir el divorcio y la custodia de sus dos hijos menores.

Mejor dejar las gestiones en un experto en derecho deportivo

“(…) me arrepiento de haberle dado todo el control de lo que tenía. Tenía que haber separado el amor del resto de mi vida”

“El tiempo ha demostrado que me equivoqué en mi matrimonio. No me arrepiento de haber dado todo por amor, me arrepiento de haberle dado todo el control de lo que tenía. Tenía que haber separado el amor del resto de mi vida”, apostilla. Posiblemente, Arantxa… Y es que Santacana figura como apoderado de todas las empresas de la ex tenista. Algunas fuentes sitúan el patrimonio de Arantxa Sánchez Vicario en casi 40 millones de euros.

La ex tenista ha acusado a sus padres de haberse quedado con todo su dinero y a partir de la publicación de su libro, ha roto relaciones con todos los miembros de su familia.

Hasta 2010, Arantxa Sánchez Vicario pensaba que era una persona completamente solvente porque “yo confiaba totalmente en mi familia. Había ganado mucho dinero cuando estaba jugando al tenis y ellos siempre me habían dicho que yo tenía mucho dinero”. Estas declaraciones las realizó la ex tenista en el Consulado Español en Miami, ciudad donde reside con sus dos hijos. En esta vista también fue llamado a declarar su todavía marido, Josep Santacana. Arantxa asegura que lleva más de dos años separada de él, quien también reside en Miami. Un testimonio confirmado por el empresario que añade que “la situación ya venía viciada, ya que llevábamos cinco años sin tener relaciones”. Sexuales, se entiende.

Con la reclamación de la Hacienda española no se acabaron los problemas para la ex deportista. El Banco de Luxemburgo le había instado en 2009 a pagar una multa de más de 5 millones de euros por fraude fiscal, bajo pena de prisión. Fue en este país donde la menor de los Sánchez Vicario guardó durante muchos años la fortuna obtenida de sus triunfos deportivos. Aunque según lo publicado en sus memorias, ella no se encargaba de la gestión de su patrimonio.

Lo cierto es que Arantxa el pasado mes de marzo pudo eludir la cárcel; un respiro tras tantos puntos en contra. El juez dictaminó que no había motivos para pensar que la ex deportista quisiera eludir la acción de la justicia.

El caso de Arantxa Sánchez Vicario muestra, una vez más, la importancia del asesoramiento especializado y el derecho deportivo. Ella confió la gestión de sus ingresos a su familia -quien por cierto ha negado las acusaciones de su hija- para quedarse sin nada.

En casos como éste es el derecho deportivo, quien en el sentido más amplio del término, se encarga de regular la conducta del hombre sobre el deporte y su entorno. Y en España, contamos con la Asociación Española de Derecho Deportivo, que aglutina a un conjunto de profesionales que asesoran en casos como el vivido por Arantxa Sánchez Vicario.

Según las palabras de Arantxa, la confianza que depositó en su familia la han conducido a la ruina económica, a la que hay que añadir una difícil situación personal.

Para evitar situaciones como la descrita es tan importante acudir a buenos gestores. Con una asesoría fiscal, legal y financiera, la gran ex tenista hubiera devuelto con su famoso revés a dos manos todos los golpes que le deparaba el destino.

Autor: Fernando Chacón Frías | Periodista y redactor, con más de 20 años de experiencia en el sector..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *