Asesoría fiscal deportiva

Los problemas con hacienda: la pesadilla para cualquier deportista

Hacienda es, junto con lesión, la palabra más temida por los deportistas profesionales. Huyen de ella como de la peste. Sin embargo, si acuden a una buena asesoría fiscal deportiva, los atletas profesionales pueden ahorrarse muchos problemas.

Porque un asesor fiscal especializado se encarga de ayudar a los deportistas profesionales a la hora de cumplir con sus obligaciones tributarias. Se encarga de gestionar las cuentas y el patrimonio de los profesionales, dejando que éstos se centren exclusivamente en sus metas deportivas. El asesor fiscal es su mejor aliado.

Pero algunas veces el deportista puede estar mal asesorado. Suele ocurrir sobre todo con los deportistas extranjeros que vienen a trabajar y vivir a España. Y se da aún con más frecuencia en los futbolistas, nacionales y foráneos. Lo que pasa es que tiene mayor resonancia mediática si a quien llaman a declarar es a Cristiano Ronaldo, Lionel Messi o al español Xabi Alonso. Y pongo estos ejemplos, (hay muchos más), a propósito; porque los tres jugadores han tenido y tienen problemas con la Hacienda española.

Al portugués, la Agencia Tributaria le reclama 14,7 millones de euros por no tributar por derechos de imagen entre 2011-2014. Tras la denuncia de la Fiscalía, el jugador compareció ante el juez el 31 de julio de 2017 y negó las acusaciones de fraude fiscal.

Por su lado, al argentino Leo Messi Hacienda le solicitó 4,1 millones de euros por no tributar por derechos de imagen entre 2007-2009. El jugador fue condenado a 21 meses de cárcel y su padre 15 por tres delitos fiscales. Sentencia que ratificó el Supremo.

Otros casos muy sonados de deportistas no vinculados al mundo del fútbol que han tenido problemas con Hacienda son el de Dani Pedrosa o en su día, Arantxa Sánchez Vicario. Al campeón del mundo de Moto GP, se le reclamó 7,85 millones de euros. El piloto estuvo en la lista de morosos de 2015 y 2016 y aseguró en su momento que la deuda no era “firme en vía administrativa”. Su nombre ya no aparece en la lista de morosidad de 2017 tras regularizar su situación. Por su parte, la tenista fue reclamada a abonar 3,5 millones de euros en concepto de IRPF 1989-1993. La campeona de Roland Garros apeló. Su recurso fue desestimado y pagó la cantidad.

Todos ellos son ejemplos de profesionales del mundo deportivo que han estado y están bajo la lupa de Hacienda.

Por eso invertir en un buena asesoría fiscal es siempre rentable para el deportista profesional. Porque Hacienda cada vez cuenta con mejores defensas y un portero de categoría para que el balón, en forma de dinero, no se les cuele en su red.

El símil nos sirve porque suelen ser los futbolistas los más buscados por Hacienda. Y la razón es fácil de entender: suelen ser los que más dinero ganan.

Queremos utilizar al ‘deporte rey’ como ejemplo, pero ni el baloncesto, ni el tenis, el motociclismo, la Fórmula 1, el golf y una larga lista de disciplinas deportivas, se escapan a la mano alargada del Ministerio Público. Y es que “Hacienda somos todos”, al menos en la teoría. Ya en la práctica, depende en gran medida de los asesores que uno tenga.

La Agencia Tributaria no se olvida de la obligación recaudatoria de ningún trabajador por mucho que el tiempo transcurra. Cuenta con concienzudos investigadores que ‘persiguen’ al presunto infractor hasta que encuentran lo que buscan. Son como una sombra. Ni el mismísimo Messi con su velocidad vertiginosa ha podido escapar. Lo que se ingresa, se declara. Y claro, los deportistas profesionales suelen embolsarse un buen pastizal. Hacienda avista sangre y ‘ataca’ sin piedad.

Los paraísos fiscales y la asesoría fiscal deportiva

Para escapar del férreo marcaje al que somete Hacienda a los deportistas profesionales, éstos buscan cualquier fórmula -la mayor parte de ellas de dudosa legalidad- para declarar lo mínimo posible de sus ingresos y, sobre todo, que no los puedan acusar de delito fiscal. Ello conlleva penas de prisión. Así que más vale contar con una buena asesoría (fiscal), por si…

¿Y cómo lo hacen? Pues acuden a los denominados ‘paraísos o guaridas fiscales’, que son territorios o estados que se caracterizan por aplicar un régimen tributario especialmente favorablemente a los ciudadanos no residentes que se domicilien a efectos legales en el mismo. Lo de guarida se ajusta incluso más que paraíso. Dicho de otro modo: son los lugares donde los deportistas profesionales esconden su dinero para que el organismo público no lo encuentre, o no le pueda ‘meter mano’.

Hacienda, la pesadilla de cualquier deportista profesional, ha visto como el endurecimiento de las leyes en el nuevo Código Penal, permite ‘acorralar’ a quienes no cumplen. Ahí vuelve a aparecer la figura de la asesoría fiscal deportiva que juega un papel protagonista para evitar que sus representados tengan problemas tributarios. Estos asesores suelen contratar empresas o sociedades ‘fantasma’, sin empleados, u otras de dudosa reputación para desviar el dinero a cuentas bancarias en estos países que sirven como un protectorado para los deportistas profesionales.

Podemos poner muchos ejemplos en los últimos años en los que deportistas profesionales de renombre se han visto en escándalos por, presuntamente, no cumplir en sus obligaciones con Hacienda. Los más sonados, ya lo hemos comentado arriba, los casos de las estrellas del Barcelona y del Real Madrid. Messi y Cristiano. Cristiano y Messi, se han visto en la bochornosa situación de tener que dar explicaciones sobre cómo tributan sus monumentales ingresos, ante un juez. Y lo que es peor, con las cámaras como testigos.

Algo parecido le pasó a Neymar Junior, ex del Barça y que ‘huyó’ a Francia a jugar con el París Saint Germain, envuelto en un escándalo también por el dinero que costó su fichaje al club blaugrana. Hacienda le reclamó 5,5 millones de euros por delitos fiscales en su fichaje por el Barcelona, que ha sido condenado por dos delitos cometidos en los ejercicios de 2012 y 2013 tras el pacto alcanzado con la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

Delitos con la publicidad por no contar con una buena asesoría fiscal deportiva

Todos estos nombres tan conocidos e idolatrados por la masa generan grandes beneficios por sus derechos de imagen. Y la Agencia Tributaria es consciente. Esos ingresos suelen ingresarse en los ‘paraísos fiscales’ y no se declaran en España.

Y aquí surgen un buen número de casos de -seguimos con el fútbol- jugadores que han sido acusados de delito fiscal por la publicidad. En este sentido, el caso más reciente lo tenemos en la figura de Xabi Alonso, ex centrocampista del Real Madrid, Real Sociedad y de la Selección Española.

El pasado 15 de marzo saltaba la noticia: “Hacienda pide 8 años de cárcel para Xabi Alonso por delito fiscal con la publicidad”. Y ahí no queda la cosa. La Abogacía del Estado también acusa a sus asesores fiscales por ayudarle a defraudar 2,5 millones de euros cuando era futbolista del Real Madrid. Un claro ejemplo de que ni siquiera el hecho de contar con asesoría fiscal deportiva cubre las espalda de atletas profesionales, cuando esta no se desarrolla con la diligencia adecuada.

Ni siquiera el hecho de contar con asesoría fiscal deportiva cubre las espalda de deportistas profesionales, cuando esta no se desarrolla con la diligencia adecuada

En total, Hacienda le reclama a Xabi la friolera de ocho millones de euros. El ‘8’ se convierte en un número maldito para el donostiarra.

Las acusaciones, en este caso, no sólo afectan al jugador; sino que se hacen extensibles a sus asesores fiscales. Es el ejemplo en el que la ‘mano derecha’ del deportista profesional se ve envuelto en el mismo fraude que la persona a la que representa. Mal asunto.

Xabi Alonso ha salido rápidamente a la palestra para defender su inocencia y se ha negado a aceptar un acuerdo de conformidad con una pena que evite entrar en la cárcel. Mismo paso ha dado Cristiano. Ambos están a la espera de qué deciden los tribunales. Ambos son el ejemplo en el que un deportista profesional puede utilizar la asesoría fiscal deportiva para hacerle una ‘rabona’ y meter un gol por la escuadra a la todopoderosa Hacienda. El resultado final, lo decidirán los jueces.

Y es que Hacienda es para los deportistas profesionales como aquel camión de la película de Steven Spielberg ‘El diablo sobre ruedas’, que perseguía sin descanso a un conductor. Es su peor pesadilla. De la que pueden salir gracias a la labor que ejerce una asesoría fiscal eficiente y que mire siempre por los intereses de sus representados.

Autor: Fernando Chacón Frías | Periodista y redactor, con más de 20 años de experiencia en el sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *