Peligros del mal asesoramiento económico durante la carrera deportiva

Consecuencias de una mala gestión del capital durante la carrera deportiva

El deporte profesional está repleto de nombres que han hecho historia por sus éxitos y otros que pasarán a la historia por sus grandes derrotas. En lo personal, muchos se estrellaron -nunca mejor dicho- por la ausencia de  asesoramiento económico deportivo de calidad.

Existe una nutrida lista de deportistas profesionales, conocidos y menos conocidos, que han hecho de su vida una ruina a causa de las drogas, el alcohol, vicios variados, o una mala gestión de sus ingresos.

Un capital mal gestionado puede acabar en tragedia para muchos deportistas profesionales. Da pánico leer los casos de algunos de ellos que tocaron la gloria en sus respectivas disciplinas y que acabaron de la peor forma. Citaremos algunos nombres muy conocidos.

Mike Tyson. El ex campeón del mundo de boxeo cumplió tres años en la cárcel después de gastarse nada más y nada menos que 300 millones de dólares en fiestas, malas compañías, dudosas inversiones, divorcios y hasta unos tigres de bengala que le costaba 8.000 dólares al año. En 2003, el boxeador se declaró en bancarrota. Ha conseguido salir a flote gracias a contratos publicitarios, intervenciones en late night show o vendiendo autógrafos en Las Vegas.

Scottie Pippen. El maravilloso escolta de los Chicago Bulls, que jugó junto al gran Michael Jordan en la década de los 90, despilfarró 120 millones de euros en malas inversiones en negocios de aviación, comidas gourmets o en la construcción de un complejo de lujo que resultó un fiasco. El ex jugador de baloncesto formó parte de aquel mágico ‘Dream Team’ que maravilló al mundo y que participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. Militó en la NBA durante 17 temporadas.

George Best. Pasó de ser la gran estrella del fútbol inglés y del Manchester United en la década de los 70′, a retirarse enfermo y en la pobreza. “He gastado mucho dinero en mujeres, alcohol y coches. El resto lo he despilfarrado”, solía comentar.

Marion Jones. La atleta estadounidense, una de las grandes velocistas de la época, pasó de ser la mujer más rápida del mundo, a la ruina absoluta tras dar positivo por EPO. Ganaba 80.000 dólares por carrera y vio como el banco se quedaba con su casa, valorada en 2,5 millones, la de su madre y casi todas sus propiedades.

Michael Vick. Estrella de fútbol americano. El quaterback de los Philadelphia Eagles consiguió entrar en la lista de los hombres más ricos del mundo que publica la revista Forbes, después de firmar un acuerdo por 130 millones de dólares. Pero el jugador acabó en la cárcel por organizar peleas de perros. En prisión fue declarado en bancarrota.

Garrincha. El ex futbolista brasileño es considerado como uno de los grandes nombres de la historia del fútbol. Jugó con el gran Pelé, con el que fue campeón del mundo con Brasil en 1958 y 1962. Murió a los 49 años como consecuencia de una cirrosis hepática. Eran conocidas sus adicciones al alcohol.

Ellos son sólo seis ejemplos de una riada de nombres de deportistas profesionales que han tirado sus vidas a la basura por no haber contado con un buen asesoramiento.

Un gestor especializado en asesoramiento económico deportivo, el mejor entrenador de tus cuentas

Muchas veces la fama ciega a estas grandes figuras que acaban en el limbo por no saber gestionar sus inmensas fortunas. Por ello es tan importante contar con un buen gestor patrimonial. Un profesional que se encarga de asesorar al deportista profesional con sus ingresos.

Los deportistas profesionales ganan dinero igual de rápido que lo pueden perder. En apenas unos segundos, pueden echar por tierra años de esfuerzo, disciplina, sacrificio y éxitos.

La pobreza en toda su dimensión es una triste realidad en la que algunos deportistas profesionales caen por no haber sabido hacer una adecuada gestión de su patrimonio financiero.

Por eso es tan importante contar con profesionales que sepan gestionar e invertir bien el dinero. Esos grandes capitales que suelen acumular los deportistas profesionales a lo largo de sus cortas carreras deportivas.

Hoy día estas fortunas se multiplican de manera exponencial gracias al impacto mediático en el que viven muchos de ellos. Los Nadal, Fernando Alonso, Pau Gasol, Iniesta, si hablamos de deportistas españoles; o los Messi, Cristiano, Federer, si lo hacemos de extranjeros, puede que sean los ejemplos actuales de mayor renombre.

Todos ellos saben de la importancia de contar en sus vidas con un buen gestor patrimonial; una especie de entrenador de sus cuentas. Y como hemos visto en los ejemplos citados arriba, es mejor contar con esta figura ahora, que después. Porque más vale prevenir que curar…

Y es que las consecuencias de una mala gestión del capital durante la carrera deportiva pueden ser desastrosas para el futuro.

Ya hemos comentado en algún artículo anterior que los deportistas deben estar centrados y concentrados en conseguir sus metas. Sus carreras deportivas son cortas y después de la retirada comienza una nueva vida para ellos.

Que se lo digan a Andrés Iniesta, media vida en el Fútbol Club Barcelona… Ahora pone rumbo a China, donde a buen seguro ‘colgará las botas’. Su excelente e intachable curriculum deportivo con la consecución de más de una treintena de títulos, se traduce en grandes sumas de dinero. El manchego lleva años gestionando su propia marca de vinos, en su tierra natal.

Seguro que el bueno de Andrés ha contado con un buen asesoramiento económico deportivo a lo largo de su brillante etapa en la élite del fútbol, al que habrá que sumar un gestor y asesoramiento profesional. Es fundamental. Sin estas figuras, muchos balones de oro o torneos de Roland Garros acabarían en manos de los bancos. Y lo que es peor, la reputación y, sobre todo, la vida de los deportistas en la miseria.

Autor: Fernando Chacón Frías | Periodista y redactor, con más de 20 años de experiencia en el sector..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *